1 de mayo: Los sindicatos reclaman mejores salarios y una reducción de jornada en la manifestación del Primero de Mayo | Economía

Miles de personas se han unido este miércoles a las manifestaciones por el Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, convocadas por los sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, en más de 70 ciudades de toda España. Los secretarios generales de ambas centrales, Pepe Álvarez y Unai Sordo, han encabezado la marcha en Madrid, donde han estado acompañados por unas 10.000 personas, según cálculos de la Delegación de Gobierno, y por una nutrida representación del Gobierno de coalición. Las vicepresidentas María Jesús Montero, Yolanda Díaz y Teresa Ribera, y los ministros de Cultura, Ernest Urtasun; Seguridad Social, Elma Saiz; Transportes, Óscar Puente; y Derechos Sociales y Consumo, Pablo Bustinduy, se han unido a los líderes sindicales en la cabecera de la procesión, y han portado conjuntamente la pancarta con el lema Por el pleno empleo: menos jornada, mejores salarios.

En declaraciones a la prensa antes de que diera comienzo la caminata —que recorrió la Gran Vía madrileña hasta la Plaza de España—, Álvarez se refirió a la decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de continuar al frente del Ejecutivo tras su periodo de reflexión. “Es un placer que hoy, desde aquí, podamos decir alto y claro que sí, que merece la pena. Merece la pena que en este Primero de Mayo podamos salir a celebrar las conquistas que hemos alcanzado durante estos últimos años”, señaló, antes de reclamar “una agenda reformista, clara, que ponga en blanco sobre negro los problemas que desde hace mucho tiempo estamos viviendo en este país y que cuestionan la plena democracia”.

Los organizadores de la manifestación acusaron al Ayuntamiento de Madrid de haber tratado de “boicotear” el acto, al no permitirles instalar con el tiempo suficiente el material técnico para llevar a cabo las declaraciones previas al inicio de la protesta.

Álvarez también criticó el bloqueo en el que se encuentra inmersa la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). “La elección [de los jueces] la tiene que hacer la soberanía popular, y esta reside en las Cortes Generales”, recordó el máximo dirigente de UGT. En referencia a las reivindicaciones recogidas en el lema de la manifestación, Álvarez advirtió que “si queremos reducir el tiempo de trabajo en nuestro país”, es necesaria “su publicación en el Boletín Oficial del Estado sin que pase mucho tiempo”. Ambos sindicatos están negociando junto a los empresarios y el Gobierno la reducción de la jornada laboral para llevarla de las 40 horas semanales actuales a 37,5 horas para 2025, sin merma salarial. Una reducción que se quiere realizar en dos tramos: hasta las 38,5 horas este 2024 para alcanzar las 37,5 horas en 2025.

Unai Sordo, por su parte, ha apelado al despliegue de “políticas industriales y políticas de desarrollo sectorial” que sirvan para generar “esos empleos dignos que necesitamos”, al calor del “cambio de modelo energético que se vive en el mundo”, y con el que alcanzar el pleno empleo. “Es una magnífica oportunidad para que nuestro país atraiga inversión productiva y de largo plazo”, ha indicado. “Es posible en España alcanzar el pleno empleo. No nos vamos a resignar a tener tasas de paro del 10%”. El líder de CC OO también se ha referido a la situación de la justicia española: “El CGPJ no es una asociación de petanca. Hay que reformar el Poder Judicial, que tiene que estar plenamente alineado con las mayorías democráticas de nuestro país”. Y ha criticado “el uso de la mentira, de la calumnia y de la insidia para tratar de condicionar y de cuestionar la legitimidad democrática de las elecciones políticas en España”.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha recordado el compromiso de su Gobierno con la reducción del tiempo de trabajo para “acabar con ese no me da la vida”. Díaz ha anticipado que su departamento va “a hacer mucho más”, en referencia a la reforma del despido en España “como nos pide Europa”, y con el objetivo de “proteger a la gente trabajadora”. A su vez, María Jesús Montero, vicepresidenta y ministra de Hacienda, ha llamado a “desenmascarar” a quienes pretenden hacer “del bulo una realidad aparente” y utilizan la “máquina del fango” para “deslegitimar” al Ejecutivo de coalición y que no se hable de los verdaderos problemas de la gente. “Vamos a desenmascarar todos aquellos que hacen del insulto, de la difamación, de la mentira, del bulo y de la deslegitimación una realidad aparente que nada tiene que ver con lo que piensa la mayoría de la ciudadanía”, ha asegurado.

Recuperar derechos

Pasadas las 11 de la mañana arrancaba en Sevilla la manifestación con alrededor de 3.500 asistentes, según Delegación del Gobierno. “La gente trabajadora que sostiene este país venimos este año a decir bien alto la palabra democracia, a señalar y denunciar lo que durante mucho tiempo ha sido el elefante en la habitación de la democracia, los poderes ocultos que utilizan los oscuros pasillos del contrapoder al estado y que la ponen en riesgo”, comentaba a este diario Carlos Aristu, secretario general de CC OO Sevilla.

En la misma línea se manifestaba su homólogo en UGT Sevilla, Juan Bautista Ginés. “Después de 44 años de democracia no podemos hacer un asalto sin pistola, metiendo insultos, creando bulos y generando un malestar en la sociedad”, opinaba durante la marcha para después, en su alocución ante los asistentes reclamar a los políticos unidad “para hacer política” y poner la agenda social entre las prioridades.

Tres mayores conversando, de entre los miles de asistentes que se han manifestado por las calles del centro histórico de Sevilla.
Tres mayores conversando, de entre los miles de asistentes que se han manifestado por las calles del centro histórico de Sevilla.Julio Muñoz (EFE)

Esa excesiva polarización es la que, para Rocío, de 52 años y que trabaja en el sector cultural, impide que la acción del Gobierno se centre en lograr la reducción de la jornada laboral, una de las reivindicaciones de la marcha de este año. “No es fácil, pero por eso estamos aquí. Con el bipartidismo los derechos laborales han ido retrocediendo, pero con este Gobierno mancomunado hemos recuperado derechos, y la reducción de la jornada es un método coherente para reducir el desempleo”, señalaba a su lado Manuel, investigador de 47 años. Su tercer acompañante, José, profesor de Secundaria de 46 años, puntualizaba que “esta manifestación también va de eso, de regeneración democrática”, informa Eva Saiz.

Tinte político

En Barcelona también se han concentrado miles de personas, unos 5.000 según la Guardia Urbana de la ciudad, una cifra que los sindicatos elevan hasta los 10.000. Los secretarios generales para Cataluña de UGT, Camil Ros, y Javier Pacheco, de CC OO, han encabezado la manifestación, marcada por la campaña electoral catalana y con amplia participación de distintas figuras políticas. Han estado presentes, entre otros, el presidente de la Generalitat y candidato de ERC a la reeleción, Pere Aragonès, acompañado del líder del partido, Oriol Junqueras, y los consellers Roger Torrent, Ester Capella y Tània Verge. La delegación socialista ha estado encabezada por el candidato del PSC, Salvador Illa, acompañado por el alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, y la presidenta de la Diputación de Barcelona, Lluïsa Moret. También ha estado presentes la candidata de los Comuns, Jéssica Albiach, con la diputada en el Congreso Aina Vidal y otros candidatos; desde la Junts, han asistido la número seis por Barcelona, Ennatu Domingo, acompañada del diputado en el Congreso, Eduard Pujol, y la número 12 por Barcelona, Mercè Esteve.

Un momento de la manifestación convocada por los sindicatos CCOO y UGT de Cataluña por el centro de Barcelona.
Un momento de la manifestación convocada por los sindicatos CCOO y UGT de Cataluña por el centro de Barcelona. Gianluca Battista

Tanto UGT como CC OO han exigido una “apuesta decidida” para alcanzar el pleno empleo antes que acabe el actual periodo de sesiones en el Congreso, entre otras reivindicaciones como la reducción de la jornada laboral y la mejora de los salarios. Una de las demandas que se ha mezclado este año con las peticiones laborales ha sido el de la defensa de la causa palestina.

En el País Vasco también la concentración ha tenido un acento político. ELA, CC OO y UGT han realizado en Bilbao sus manifestaciones centrales, al igual que otras centrales minoritarias y sectoriales, mientras que LAB lo ha hecho únicamente en Pamplona para conmemorar su cincuenta aniversario. En el mitin previo a la manifestación de ELA, que ha tenido por lema en euskera Organizar, luchar, ganar, el secretario general, Mitxel Lakuntza, ha defendido la “confrontación política, social y sindical” y ha criticado a la “oposición” vasca, en referencia a EH Bildu. “La confrontación es necesaria, es ineludible, para hacer frente los privilegios de los poderes económicos que se enriquecen a costa de la gente” pero en Euskadi “en las instituciones no hay oposición”, ha afirmado.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal