Charles Caudrelier ganador de la primera vuelta al mundo en solitario en un trimarán gigante

Después de 50 días, 19 horas, 7 minutos y 42 segundos en el mar y más de 28.000 millas (51.000 kilómetros) recorridos por los mares del mundo, Charles Caudrelier cruzó la meta el martes 27 de febrero alrededor de las 8:37 horas del Arkéa Ultim. Desafío, en Brest. Ganó así la primera vuelta al mundo en solitario disputada sobre trimaranes gigantes.

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. Arkéa Ultim Challenge-Brest: una “pausa indefinida” y daños en serie, pero poco suspenso

Poco después del amanecer, seguido en el agua por una decena de estrellas, Caudrelier, que desde el lunes cumple 50 años, escribió una nueva página en la historia de la navegación al timón del Maxi. Edmundo de Rothschild. El finisteriano, padre de dos hijos y ya ganador de la prestigiosa Ruta del ron en 2022, completó una vuelta al mundo casi impecable, a pesar de las difíciles condiciones meteorológicas encontradas en su recorrido. “No importa cómo termine, hemos hecho una gran carrera y estoy convencido de que merecemos ganar”dijo a la AFP el marinero, pocos días después de esta llegada.

Durante su viaje, mantuvo a raya a los mejores navegantes en solitario: Armel Le Cléac’h (Banco Popular), víctima de numerosos daños, Thomas Coville (Sodebo) y sus ocho giras mundiales, Anthony Marchand (Real) o Eric Perón (Adagio).

“La sensación de convertirse en una máquina”

“Es extraño, pero tuve la impresión de convertirme en una máquina, un robot vinculado al rendimiento, una especie de asesino que no suelta una milla náutica”Caudrelier relató, “totalmente conectado” a su barco.

Sólo Tom Laperche (SVR-Lazartigue) resistió durante un tiempo el ritmo de Caudrelier. Sin embargo, al acercarse al Cabo de Buena Esperanza, el miembro más joven de la flota se vio obligado a abandonar tras una colisión con un objeto no identificado.

Charles Caudrelier, en Brest, 5 de enero de 2024.

Maltratado por el tiempo, pero salvado por la mala suerte, Caudrelier tuvo que observar dos pausas en el recorrido. Primero esperó varios días cerca del Cabo de Hornos, lo cruzó después de treinta días de carrera y luego se detuvo en las Azores, en el último tramo, para dejar pasar una tormenta.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores. Vela: los pioneros del Arkéa Ultim Challenge-Brest, la primera vuelta al mundo en solitario reservada a los trimaranes gigantes

Charles Caudrelier, que partió tras una escala de tres días, descansado y bien afeitado, terminó el viaje a cámara lenta, mucho más obsesionado por la victoria que por su vuelta al mundo, preservando al máximo su cansado barco. “Demostró razón y sabiduría para conservar su barco hasta el final”subrayó el lunes Pierre Hays, desde la dirección de carrera.

“Clase divertida”

Su primer perseguidor, Thomas Coville, esperado al final de la semana en Brest, elogió este fin de semana la actuación histórica de su adversario y la originalidad de la situación: “Divertida regata donde el primero tiene la oportunidad de parar, ir al hotel y esperar una buena ventana y como buen marinero salir en el momento adecuado., El lo notó. (…) ¡Se las arreglará bien, bien hecho! »

La hazaña lograda por Charles Caudrelier es una rareza. Desde Alain Colas en 1974, sólo siete navegantes han dado la vuelta al mundo en solitario en un trimarán, un soporte mucho más frágil y arriesgado que los monocascos de la Vendée Globe. Caudrelier es, por tanto, el octavo y el primero en completar este circuito durante una carrera contra otros oponentes.

El récord aún lo ostenta François Gabart, quien, el 17 de diciembre de 2017, a bordo de su maxi-trimarán macifHabía completado su vuelta al mundo en 42 días, 16 horas, 40 minutos y 35 segundos.

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. Arkea Ultim Challenge: los menús estrella de Charles Caudrelier

Reutilizar este contenido