Colapso en las carreteras y Metro de Madrid tras batirse el récord de lluvia en la capital | Madrid | España

Nunca desde que hay registros había caído semejante diluvio sobre Madrid. La centenaria estación de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de El Retiro, en el centro de la capital, había recogido hasta las once y media de la noche de este jueves 113,5 litros por metro cuadrado, lo que supone batir con creces el anterior récord, que era de 87 el 21 de septiembre de 1972. “Tres de los cuatro días más lluviosos en la capital se han registrado en los dos últimos años”, añade Aemet en un tuit. La causante de semejante aguacero ha sido borrasca Aline, la primera con nombre de la temporada debido a la persistencia e intensidad de sus lluvias y de sus vientos, que compartirá un lugar en la historia meteorológica de la capital junto con Filomena, que hace dos años sepultó la ciudad bajo una capa de 25 a 30 centímetros de nieve. Ahora, Aline ha arrojado sobre Madrid más del 25% del agua que cae en todo un año en un solo día.

Si aquella vez el aviso era rojo, el máximo, la fiereza de temporal ha llegado por sorpresa, ya que los pronósticos iniciales apuntaban a unos 40 litros por metro cuadrado y el aviso era amarillo, el más bajo de una escala de tres. Superadas las previsiones, Aemet lo ha elevado a las cinco de la tarde a naranja en el área metropolitana y Corredor del Henares, mientras que el resto de la comunidad permanecía en el nivel mínimo. Además, hay aviso amarillo por rachas de viento de 80 kilómetros por hora.

Las precipitaciones localmente fuertes y persistentes se esperaban en Pirineos, Castilla-La Mancha y Andalucía occidental, pero Madrid se ha colado finalmente en el top ten de los observatorios donde más agua se ha acumulado en el día, en un inaudito séptimo puesto, aunque lejos de los 133 recogidos en La Covatilla (Salamanca) y los 122 de Navalvillar de Ibor (Cáceres), que ocupan el primer y segundo lugar.

Intervención de los bomberos en una carretera de la Comunidad de Madrid, este jueves.EMERGENCIAS COMUNIDAD DE MADRID

La lluvia ha causado estragos en una ciudad poco o nada habituada al agua y que se colapsa con cuatro gotas, especialmente en las comunicaciones. Los bomberos municipales han realizado 168 intervenciones entre las 9.00 y las 20.00, de las que 47 han sido por daños por agua, 35 salvamentos, 40 daños en arbolado y 22 daños en fachadas. “A estas horas el número de avisos se va reduciendo”, ha asegurado sobre las nueve de la noche Emergencias Madrid. La lluvia acumulada ha cortado el tránsito en algunas carreteras como la M-406, en un sentido en el término de Getafe; la M-50, en ambos sentidos a la altura del kilómetro 31, y la M-40 en el barrio de la Fortuna hacia la A-4.

Por su parte, Renfe ha sufrido demoras en las líneas C3a, C8, C10 y la C4, aunque ya ha restablecido el servicio entre Atocha y Nuevos Ministerios. Además la circulación de la línea de alta velocidad que transcurre por Madrid, Zaragoza y Barcelona ha quedado interrumpida por un fallo en el sistema de electrificación entre los municipios de Brihuega y Las Inviernas (Guadalajara).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

A última hora de la tarde, Metro de Madrid mantiene cerrado el tramo de la línea 5 entre las estaciones de Pirámides y Urgell, en ambos sentidos, por acumulación de agua, por un tiempo estimado de más de cuatro horas. Las estaciones Banco de España y los tramos de la línea 1 y 7 que habían cerrado durante la tarde ya están operativas.

Un usuario ha denunciado por redes sociales que algunos viajeros se han quedado parados en la estación de Marqués de Vadillo sin que ninguna autoridad les informara de la situación. El usuario de X (antiguo Twitter) Tony Aguilar ha compartido imágenes de la calle de Alcalá en las que se aprecian la vía y el andén anegados. “Próxima estación: BARCO de España”, decía una usuaria de la misma red social ha compartido un vídeo del agua rebosando la boca del metro del Banco de España. Algunos tuiteros han compartido vídeos en los que el agua salía disparada del suelo como un géiser en las calles de Goya y de Narváez.

A las cinco de la tarde, el Ayuntamiento ha activado la alerta roja en los parques, lo que ha llevado al cierre del Retiro y otros ocho grandes zonas verdes de la capital. El atasco durante toda la mañana y, sobre todo, la tarde, ha sido monumental. Todas las entradas a Madrid han presentado retenciones, concretamente en las entradas de A-1 en Las Tablas y A-6 en Aravaca y Guadarrama y las salidas A-2 en Torrejón, A-3 en Rivas, A-4 en Pinto, A-5 en Alcorcón, según ha informado la Dirección General de Tráfico.

En el aeropuerto, donde se han recogido 72,9 litros, los controladores aéreos han informado a través de sus redes sociales de que la tarde estaba siendo “complicada”, con desvíos y demoras. En concreto, se ha cerrado la pista 18R por tareas de limpieza, así como la 36L por la situación meteorológica. También se han cancelado temporalmente los despegues paralelos simultáneos por el temporal.

Los trabajadores de varios hospitales del Servicio Madrileño de Salud han denunciado inundaciones en varios centros como el Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, el Infanta Leonor, 12 de Octubre, Ramón y Cajal o La Paz, “muchos de ellos construidos hace muchos años y sin labores de mantenimiento”, según denuncian los sindicatos. Además, personal del centro comercial de la Vaguada, en el barrio del Pilar, han acordonado una zona por la caída de unos falsos techos debido a la acumulación de agua.

Además de la brutal cantidad caída sobre la capital, todos los observatorios de la comunidad han rozado o superado los 40 litros, donde más 101 en Pozuelo de Alarcón, 93 en San Sebastián de los Reyes y 89 en Rozas de Puerto Real. Desde las 11.00 a 19.00, el 112 ha gestionado 851 expedientes y los bomberos de la comunidad han hecho 108 intervenciones, sobre todo balsas de agua en vía pública, inundaciones de sótanos, caída de ramas y árboles, ninguna de ellas de gravedad.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.