Doornekamp elimina al campeón de la Copa del Rey con una triple limpieza | Baloncesto | Deportar

copa del rey – cuatro – tiempo de día 1

Unico

Lenovo Tenerife

Lenovo Tenerife

El equipo único fue despreciado durante los primeros cambios, anémico en su casa en el momento en que intentaba reclamar el laurel e incapaz de resucitar contra el francotirador Doornekamp. Jauja para el Tenerife, que en la reedición de la final del curso anterior, se llevará el alto premio.

El partido tomó la forma más extra posible, pues el colegiado denunció una falta personal de Diop durante el salto inicial sobre Sima. Lo nunca visto. Aunque no es el único que las aficiones se han restregado en los ojos, hoy el duelo en el suelo pronto se convierte en una batalla de triples, en un rifirrafe de periferia a extrarradio, de toma esto y dama l’otra. A la que Doornekamp hizo pop, ya no hubo parada. Solo así se entiende que de los primeros 30 puntos de encuentro, 24 llegarán en esta triple vía. Donde en el primer trimestre se observa que son 11 lanzamientos de tres; Sólo quedaban Doornekamp (3 de 3) y Osetkowski (3 de 4). Pero Perry y Taylor por un lado y Fitipaldo por el otro se encontraron en un festival donde estaban las delicias de Martín Carpena, donde descubrieron un prolongado ohhh de incredulidad. Bofetadas per doquier y para todos, 26-26 tras el primer cuarto.

El ritmo era insoportable y los muñecos, por tanto, se vieron obligados a chirriar. Lo invitó a cambiar de tercero y apareció Marcelinho, el viejo más joven, de 40 años que tiene 20 porque tiene agilidad, piernas y habilidades. Bajo su batuta el Tenerife trató de darse a la vuelo, siempre con Shermadini como bajo el aro y con un Guy de lo más estético, preparado para lo más difícil, y capaz también. Pero el aro no abrazaba la pelota sino que hacía el estrecho. Debe acreditarse la condición de que el Unicaja, catapultado por el fervor de la clase, por el outsider incondicional. Perry jugó con su camiseta elástica –menús saltos los suyos–, Djedovic declaró la suya en la botella y Osetkowski declaró que estaba alborotado, que tenía que llevarse el equipo a la espalda. Y con ello, aliñado con un triple más de Djedovic sobre la bocina, el alcanzó al Málaga para irse al Ecuador con windaja (49-45).

El shock, sin embargo, tenderá a ser mayor que otros. Porque Ejim y Kravish pudieron llegar al Unicaja en el momento en que temblaban las carreteras de Carpena. Ni más ni menos que Doornekamp, ​​que consiguió otros triples, ganados por espectaculares canastas de Guy y Shermadini, parcial de 0-12. Cortada la sangría por Sima, siguió el intercambio de golpes, la alternancia con el marcador y, por supuesto, el espectáculo de Doornekamp, ​​que con un seis de seis desde la línea de tres acercó el récord compartido de triples en el Copa: Epi (7/10 en 1987), Toolson (7/11 en 1995) y Vasileiadis (7/12 en 2011). En total, 65-66 para concluir el tercer episodio y con todo por decidir.

Shermadini tiene algo que decir, rey en la pintura. Kravish no pensaba cariño al mudo; al revés, pedia ruido con sus canastas. Marcelinho tiene un hombre para quien el manden callar, rojo tra rojo. Perry tampoco estaba para gaitas y Doornekamp no se expresa tres veces si lo hizo con una palmera y Cook con un compañero del que tiene el hipopótamo. Suficiente para machacar al Unicaja contra los cuerpos y decidir que su Copa debe ser suya.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.