Dos castigos por la comunicación | Comunicación y Medios

Cuando llega a los 60, el que siente que sus amigos desaparecen. Esto es siempre lo que puedes saber. En los últimos 15 días, los hombres han tenido una pasión común: comunicarse. Comunicar como forma de concebir la vida, tomando cafés y whisky ajeno, hablando sin prisas y dándole siempre al otro una parte de razón. El último día de 2023 pensé que así era, porque en este lanzamiento era un experto, caminaba José Antonio Llorente (JALL). Recogió un trozo de Hermanos Bécquer donde se encontraba en su agencia, con la primera máquina de Nespresso que envié a una mesa roja, con el periódico abierto por la sección que, directamente, me perjudicaba: Economía.

De modo que la mayoría de los problemas se originan en todas las páginas. Los odios, las ambiciones, las desavenencias, eran de lo que eran y vinieran de londe vinieran, hablaban de dinero. Entendí que los delincuentes podían elegir a alguien para intentar encontrar una solución. Pero si alguien tenía JALL en manos, era útil. Estos son algunos de los datos que guardó cuando lo recibió. Si una persona se encuentra al borde de la vida o ha llegado hasta el fondo, debe facilitar su participación, pero como un simple deseo. Y si no, respeta tu silencio y acéptalo como si estuvieras confesado.

El sábado 13 de enero, poco antes de la noticia del día 21, la productora dio otra mala noticia. En esta ocasión, EL PAÍS informa que Miguel Barroso ha muerto. Entré a través de un enlace que me preguntaba por alguien que, en su trabajo diario, hacía el exministro del PP, Eduardo Zaplana, que al día siguiente conoció el tanatorio con la misma perplejidad y respeto que lleva al PSOE a tenerlo y hoy. Era Miguel. Alguien es crítico, sobre todo con los más cercanos. La primera vez que le vi fue cuando se dirigía la comunicación de Moncloa. Reunidos con los jefes de la representación ministerial y con sus lamentos, porque la televisión pública no hizo este caso, dijeron: “Esto es lo que llamamos independencia. Si quieres salvar a tu ministro, escríbelo para que sea lo mejor”.

El cerebro que decidió tantas estrategias tenía algo de verdad, pero era una pequeña parte. Está claro que fue astuto y resuelto con el enigma de la política y la actualidad con certeza, adivinando rápidamente dóndebía su cada pieza. Pero sé y sostengo que la credibilidad no es lo que quiero. Las políticas deben ser creíbles y los recursos deben ser plurales.

Miguel era un ávido conferencista. Acepta unos ya otros. Sobre todo, los demás. Con esto finalmente entendimos que tenía la costumbre de carbonizarme, “emborracharse” de haber conocido a alguien en común. Y si no realiza la cirugía, no puede ofender a nadie que publique el mensaje informativo. Estás preparado para la respuesta, pero no es necesario que llames por teléfono para todo. Por eso, porque cada vez que un hombre debía estar en su periódico, Pedro J. también lo decía.

Ni JALL ni Barroso eran perfectos, claro que no. Pero no hay duda de que tienes dos cosas buenas que hay en estos días: paz cuando la necesitas y determinación cuando es necesaria. Su apunalamiento en pleno invierno ha sido servido para que mucha gente que no ve su tiempo se encuentre. Altos cargos, ex altos cargos, empresarios y empresas, periódicos, publicistas, profesores, cineastas, novelistas y amigos anónimos, sorprendidos por tanto ajetreo.

Pensé que quería que sintiera que podía decidir algo antes de su propia audiencia. JALL invitará a sus afligidos, de todos los colores y posibles, a su casa para que pueda conocerse mejor. Y, Miguel, fijo, ya no quiero desperdiciar la oportunidad de tu propio vuelo para transportar a unas y pocas personas reservadas, llegando a un perrier y ver todo esto se puede hacer algo en claro.

Comunicarse para hablar y escuchar, sigue para seducir y acaba as acaba: con puñaladas.

Faci Peñate Es director de RSC de RTVE.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_