El Atlético ya está vivo en Dortmund | Fútbol | Deportar

Tras una llegada inicial de los dos goles de la venta, el Atlético tenderá a sobrevivir al infernal Westfalenstadion de Dortmund. Un día de Haller al final de estos minutos se justificó con la versión más reservada que ofrecieron los rojiblancos. Dejaron salir vivo al Borussia que se retirará en el segundo tiempo del maltrato que se jugó el primero. Le va mejor al Atlético cuando vaya a por el estreno del partido. Cuando Simeone le arrinconó, lo pagó.

2

Oblak, Witsel (Savic, min. 90), Azpilicueta, Giménez, Marcos Llorente, Nahuel Molina (Saúl, min. 90), Samuel Lino (Rodrigo Riquelme, min. 90), Koke, De Paul (Correa, min. 79) , Griezmann y Morata (Pablo Barrios Rivas, min. 63)

1

B.Dortmund

Gregor Kobel, Julian Ryerson, Ian Maatsen, Hummels, Nico Schlotterbeck, Jadon Sancho, Felix NMecha (Brandt, min. 45), Karim Adeyemi (Jamie Bynoe-Gittens, min. 73), M. Sabitzer (Marco Reus, min. 83) ) ), Emre Can (Salih Ozcan, min. 84) y Füllkrug (Sébastien Haller, min. 60)

goles 1-0 minutos. 4: De Pablo. 2-0 minutos. 32: Samuel Lino. 2-1 minutos. 81: Sébastien Haller.

Árbitro Marco Guida

Tarjetas amarillas Emre Can (min. 23), Samuel Lino (min. 26), Marcos Llorente (min. 28), Ian Maatsen (min. 53) y Giménez (min. 75)

El Atlético había desencadenado un chaparrón futbolístico que afectó al Dortmund por constricción y abrasión en el primer tiempo. Al galope, como los hombres que querían frenar la pelota sobre su rival durante las intervenciones de Kobel, los futbolistas de Simeone saltaban en el aire la fórmula de guardia del Incrustar Emre Cam entre los centrales para generar superioridad en la salida de balón.

También volvemos a los rojiblancos el trivot Sabitzer, Cam, Nmecha con el que Terzic pretendía montar un pollón de competición. La propuesta supone convertir a un ex Julián Brandt en el central más ofensivo y con mejor visión de juego. Koke, De Paul y Llorente se impusieron con el gobierno del partido por pilares y con precisión para no dejar solo al Atlético en su impulso visceral, y también se mostraron agudos y precisos en el sombrero para armar las transiciones. En una de ellas, Scholetterbeck quiso ejecutar un centro salvadoreño para evitar que Morata fusilara a Kobel.

El vendedor rojiblanco resultó insostenible para el Dortmund. Las canillas temblaban a los jugadores de Terzic. Además, atrofiarán las tartas. Kobel empezó a jugar pelota con Maatsen y ignoró el manual que le prohíbe prolongar el juego con un paso comprometido hasta la entrada. De Paul lo interceptó y se deslizó en el meta-suizo para atacar con un toque delicado en el exterior de su balón derecho. Parecería que en cinco minutos el Atlético pasó ante un equipo que no pudo lanzar un balón limpio hasta pasado el primer cuarto de hora. Kobel tuvo quien mostrará el poder de sus piedras y sus reflejos para evitar que un sujeto del experimento de Witsel se materialice en el segundo movimiento.

No hay rastros de Adeyemi, Jadon Sancho y Füllkrug. El periodo de los atentados de Dortmund incluyó durante la mayor parte del horario de prensa la misma ubicación de espectador que Oblak. El Atlético era un equipo redondo. Aunque dirigido por Giménez, Witsel y Azpilicueta, esta es la última noticia de Simeone una vez ante el bajo de Hermoso. El Atlético no debe ir a Dortmund. Desarme, abuso y huida al castigo en un día más de tu defensa. Entre Hummels y Schlotterbeck se comprometieron y no decidieron bajar una bolsa de banda en la que la pelota tuvo la caída franca para descender. Otro, Morata aprobó la pifia y luego pegó a Griezmann en el centro del campo. Los franceses ayudaron a Lino con un globo terráqueo y este edificio de Kobel compró el aparato.

Si tiene contrato con el Atlético, es la amarilla la que pasa por Brasil y le impide estar en el Westfalenstadion. Afortunadamente, el grupo de Terzic en Oblak no amenazó con una pequeña interconexión de De Paul con el jefe Adeyemi y destapó una disparidad que se produjo en Witsel. Maatsen, con otro informe a Léjano Raso y bien ajustado, fue lo que se le exigió a la verdad por primera vez en Eslovenia. Con esta opinión, este es el excelente primer acto del Atlético.

El partido ha puntaba a Terzic no tiene el mejor remedio para destruir el trivot caído con el que pretendía cegar enviando a Nmecha y entrando el sacrificado Brandt. Estoy en Dortmund. El jugador de fútbol más elegante y claro está mejor equipado con la pelota. Al menos, el dios para el Atlético tuviera que vivir en el campo propio, incluso eso apenas lo había conseguido en el primer tiempo. Merode estuvo más en el área de Oblak del Dortmund, pero se encontró con una defensa sólida que no había sido descubierta. Esta orden del Dortmund se la dio Simeone para administrar los dos goles vendedores y hacer daño. Enviado a Morata y no a Barrios. El cambio se envía a Marcos Llorente como acompañante de Griezmann en la punta de ataque. La búsqueda del contragolpe quedó ahí palmaria. Terzic también envió una hoja de mudanzas. Mandó el desasistido Füllkrug a apuntar con un atacante más polivalente como Haller. Encajonado el Atlético, Simeone tuvo que atisbar el peligro porque reclamó el apoyo de la grada después de que Brandt se alzara por un palmos como director libre. También desarrolló la jugada que le había traído hasta Llorente, y que volvió al centro del campo cuando entró en la cancha por De Paul.

Sin generar el partido volcánico con el que había sido parado en Dortmund en el primer tiempo, tuvo la eliminatoria en las botas de Lino. Kobel se rindió a su disparidad en el bocajarro en un metro desde la línea de gol durante una falsa captura lateral de Griezmann que atravesó la zona del meta-suizo sin que entrara su defensa. De esta forma, el Atlético logró defender una portería en el fuego que será el Westfalenstadion. Y tal vez sea porque Correa no ha confirmado que le ganará a Kobel sacando la carta de Hummels, Bynoe-Gittens y Brandt protagonizarán la grande.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.