El fiscal intentará que el gran jurado impute este mes a Hunter Biden, hijo de Joe Biden | Internacional

El fiscal especial David Weiss tiene la intención de solicitar al gran jurado que impute a Hunter Biden, hijo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, este mes, según ha desvelado este miércoles en un escrito ante los tribunales. Hunter Biden está investigado por delitos fiscales y por mentir sobre qué estaba limpio de drogas en el momento de comprar un arma.

El hijo del presidente admitió inicialmente la comisión de esos delitos como parte de un pacto con la fiscalía para condenarlo con penas menores por los delitos fiscales y archivar el caso de las armas. Sin embargo, las partes tenían una interpretación diferente del acuerdo. Mientras que los abogados de Hunter Biden creían que con eso se ponía fin a todas las investigaciones sobre él, la fiscalía se consideraba con las manos libres para presentar cargos sobre otros posibles delitos derivados de la investigación en curso sobre sus negocios.

Bajo la presión de las protestas republicanas, que consideraban que el Departamento de Justicia estaba dando un trato de favor al hijo del expresidente, el acuerdo saltó por los aires. El fiscal general, Merrick Garland, designó a Weiss como fiscal especial para este caso, lo que le otorga una independencia añadida.

“La Ley de Juicios Rápidos requiere que el Gobierno obtenga la imputación por un gran jurado por una acusación antes del viernes 29 de septiembre de 2023, como muy pronto. El Gobierno tiene la intención de buscar la devolución de una acusación en este caso antes de esa fecha”, se señala al final del escrito, que repasa los últimos movimientos procesales.

En el acuerdo frustrado, el hijo del presidente estaba dispuesto a declararse culpable de dos cargos menores de fraude fiscal por no pagar el impuesto federal sobre la renta de los ejercicios 2017 y 2018, que regularizó posteriormente con una cantidad superior al millón de dólares. Además, admitía los hechos de otro delito de posesión ilegal de un arma por la compra de una pistola Colt Cobra del calibre 38 Special en 2018 cuando era adicto a las drogas. La Fiscalía renunciaba a perseguir ese delito a cambio de que se mantuviera alejado de las drogas durante dos años y de que renunciara a tener un arma de fuego en el futuro, un pacto habitual en casos similares.

Hunter Biden, sujeto a investigación durante cinco años, se ha convertido en objetivo de la ira de los republicanos. Los republicanos, además, acusan a Biden de beneficiarse de las empresas de su hijo en Ucrania y China, aunque no hay pruebas que lo demuestren. El ala dura del Partido Republicano quiere que la Cámara de Representantes procese políticamente al presidente por esos hechos con un impeachment para destituirle, aunque la acusación no tenga posibilidades de prosperar en el Senado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

[Noticia de última hora. Habrá ampliación en breve]

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.