El fiscal pide a la jueza que ponga límites más estrictos a Trump en sus declaraciones sobre el caso electoral | Internacional

Donald Trump no para de hacer declaraciones y lanzar mensajes en Truth, su red social sobre los casos en que está imputado. La jueza Tanya Chutkan, que lleva el caso de Washington por el intento de robo de las elecciones presidenciales de 2020, le impuso algunos límites a sus declaraciones a mediados de agosto. No han servido para que el expresidente se contenga. Los fiscales consideran que se ha embarcado en una campaña de desinformación y acoso contra fiscales, testigos y posibles jurados y ha pedido ahora que esos límites sean más estrictos, según consta en un escrito registrado este viernes en los juzgados.

“Desde la acusación en este caso, el acusado ha difundido mensajes públicos despectivos e incendiarios en Truth Social casi a diario con respecto a los ciudadanos del Distrito de Columbia, el Tribunal, los fiscales, y los posibles testigos. Al igual que su anterior campaña pública de desinformación en relación con las elecciones presidenciales de 2020, las recientes declaraciones extrajudiciales del acusado pretenden socavar la confianza pública en una institución —el sistema judicial— y socavar la confianza e intimidar a las personas —el tribunal, el conjunto de jurados, los testigos y los fiscales—”, dice el escrito. También señala que “el acusado sabe que cuando ataca públicamente a personas e instituciones, inspira a otros a perpetrar amenazas y acoso contra sus objetivos”.

Los fiscales recopilan ejemplos de esas declaraciones amenazadoras e incendiarias, como aquella en que escribía en mayúsculas: “Si venís contra mí, yo iré contra vosotros”. Parte del documento hecho público está tachado para preservar la confidencialidad. Los fiscales proponen a la jueza Chutkan “una restricción estrecha y bien definida” que prohibiría a Trump hacer declaraciones “sobre la identidad, el testimonio o la credibilidad de posibles testigos” y “declaraciones sobre cualquier parte, testigo, abogado, personal del tribunal o posibles miembros del jurado que sean despectivas e incendiarias, o intimidatorias”.

Trump ha atacado desde Truth Social a la propia jueza y al fiscal especial Jack Smith, que dirige la acusación en este caso y en el de los documentos secretos, entre otros. Los abogados de Trump se oponen a la petición del fiscal. En la vista de agosto pasado, alegaron la libertad de expresión del expresidente, pero la jueza aviso de que esa libertad no era absoluta. “Les advierto que tengan especial cuidado en sus declaraciones en este caso”, dijo. “Tomaré todas las medidas necesarias para proteger la integridad de este proceso”, añadió.

El expresidente no ha tenido “especial cuidado”, que se diga, así que el fiscal pide ahora que se fijen límites más precisos. Además, también solicita a la jueza “dictar una orden mediante la cual el tribunal pueda garantizar que si alguna de las partes lleva a cabo un estudio del jurado que implique el contacto con los ciudadanos de este Distrito, el estudio del jurado se realice de forma que no perjudique al jurado”.

Este viernes también se ha levantado el secreto de sumario sobre algunos documentos adicionales del caso. En ellos se desvela que, a requerimiento de los fiscales, X (antes Twitter) ha entregado 32 mensajes privados que el expresidente envió a través de la red social. La firma también ha aportado información sobre la localización y los dispositivos desde los que se publicaron mensajes en la cuenta del expresidente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Los abogados de Trump, por otra parte, han solicitado esta semana que la jueza se abstenga y deje el caso alegando que está contaminada por declaraciones que hizo en distintas vistas relacionadas con el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021. En una vista, Chutkan dijo a un acusado condenado a más de cinco años de prisión que había señalado “muy acertadamente” que la “gente que lo exhortó” y alentó a “salir a la acción y a luchar” no había sido acusada. Chutkan añadió que ella “no tomaba decisiones sobre a quién acusar” y no “tenía influencia sobre eso”. “Tengo opiniones, pero no son pertinentes”, añadió. Según los abogados de Trump, esas declaraciones muestran prejuicios contra el expresidente.

El Departamento de Justicia, sin embargo, considera que esas declaraciones están sacadas de contexto y que “no hay fundamentos válidos” para la abstención de la jueza. Es poco habitual que una moción como la de los abogados de Trump triunfe.

La jueza Chutkan ha fijado como fecha para el inicio del juicio el 4 de marzo de 2024, víspera del Supermartes, el día clave en las elecciones primarias para las presidenciales del ese año. Si se cumple el calendario, sería el primer juicio penal que se celebra contra Trump.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.