Entrega de bombas de racimo a Ucrania: una escalada peligrosa

Iuna decisión, asegura Joe Biden, fue » muy difícil » a tomar. Al anunciar la adición de bombas de racimo a su nueva ayuda militar a Kiev, Washington ha dado un paso ético. El principio de estas bombas es dispersar decenas o cientos de artefactos letales, antipersonal o antitanques sobre un territorio determinado. Impresionantemente eficaces en el campo de batalla, las bombas de racimo tienen un gran defecto. Cuando no explotan completamente en el momento del impacto, infectan permanentemente las áreas objetivo, marcando a las poblaciones civiles de manera completamente indiscriminada.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Estados Unidos se compromete a suministrar municiones de racimo a Ucrania, a pesar del impacto en la población civil

Estos estragos han sido plenamente documentados, y muchos países también han decidido acertadamente, en 2008, prohibir el empleo patronal. Este es particularmente el caso de la gran mayoría de los países europeos que podrían, incluso militarmente, kyiv. Otros, como Rusia, China, India o Estados Unidos, se han negado a dar este paso.

La doctrina del Pentágono sigue considerando las bombas de racimo como » armas legítimas cuya utilidad militar es obvia ». Estados Unidos apenas ha concedido que quiere perfeccionarlos, para que dejen de representar una amenaza una vez terminado el conflicto en el que fueron utilizados. Según cifras oficiales, que hay que tomar con cautela, entre el 2% y el 6% de los explosivos permanecen activos tras el golpe inicial. Aún según los Estados Unidos, estas tasas serían más de diez veces más altas en el lado ruso.

Una lucha que solo puede ser en igualdad de condiciones

Solo podemos deplorar esta escalada en principio. Incluso si se puede considerar fríamente que Ucrania solo puede luchar contra Rusia en igualdad de condiciones, los peligros en que se incurre son evidentes. Debido a que la guerra se está librando en Ucrania, los civiles ucranianos estarán permanentemente expuestos a municiones que pesarán de manera duradera en la reconstrucción donde se hayan utilizado.

Como ha admitido la Casa Blanca, la intensidad de los combates convencionales en curso ha puesto a prueba las reservas estadounidenses, hasta el punto de allanar el camino para que estas controvertidas entregas contrarresten la superioridad rusa en artillería. Esta admisión de debilidad concierne a todos los aliados concluyentes de Ucrania. Más de un año después del inicio de la invasión rusa, muestra que estos últimos todavía luchan por tomar la medida total del conflicto.

Al hacerlo, Washington pisa terreno peligroso. La actitud de Rusia durante el uso de armas químicas por parte del régimen sirio contra su pueblo en 2013 da fe de su total falta de consideración moral cuando están en juego sus intereses. Moscú nunca se impondrá límites a sí misma, a diferencia de las democracias, en la conducción de la guerra.

Su estrategia de ataques sistemáticos contra zonas residenciales, probada durante el último cuarto de siglo en muchos teatros de operaciones, también lo demuestra. Hoy, sumerge a Ucrania en el terror, día tras día, noche tras noche. Esta estrategia cínica hace que el debate sobre el carácter indiscriminado de las municiones en racimo sea casi secundario. Vladimir Putin no clasifica entre objetivos militares y civiles. Cuando estos últimos son golpeados, es a sabiendas. Esta guerra de cobardes contra las ciudades ucranianas es el crimen de guerra más evidente del que es culpable el amo del Kremlin.

El mundo