España se enfrenta al “arranque del octubre más cálido desde que hay registros” | España

“Estamos probablemente ante el arranque del octubre más cálido en España desde que hay registros”. Este es el mensaje claro y contundente que lanza este lunes Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), tras certificar que el domingo día 1 Badajoz, con 38°, y Montoro (Córdoba), con 38,2°, “superaron el anterior récord de temperatura máxima para el mes registrado en la España peninsular” ―que estaba en 37,5°, alcanzados en Marbella (Málaga) en octubre de 2014―. Además, 35 estaciones de la red principal tumbaron su récord mensual, la mayoría de máximas salvo dos de mínimas. Son Lugo, Ourense, Soria, Burgos, Valladolid, Ávila, Navacerrada, Segovia, Salamanca, Zamora, Getafe, Toledo, Cáceres, Ciudad Real, Jaén, Córdoba, Granada, Sevilla, Cuenca, Teruel, Pamplona, Zaragoza, Lleida… “Una de cada tres estaciones de la red principal batieron su récord de octubre”, resume Del Campo.

Los 35 récords contabilizados por Aemet se refieren a su red principal de observatorios ―la más fiable al contar con personal de la agencia y compuesta por 93 estaciones―. Sumando los registrados en la red secundaria de la agencia ―814 observatorios automáticos―, la cifra asciende a 93 récords igualados o rebasados, 86 por máxima y el resto por mínima, según el balance elaborado por el meteorólogo de Eltiempo.es Roberto Granda. “Todas las comunidades han tenido récords, salvo los dos archipiélagos, Ceuta y Melilla”, indica Granda, un hecho que subraya “lo generalizado de este episodio”, poca es “totalmente anormal” para octubre y que tiene “impactos a muchos niveles”, desde la salud a la agricultura pasando por la sequía.

Para ambos expertos, lo más preocupante es que varios se superaron con una contundencia que desafía las leyes de la estadística. “Destaca el del aeropuerto de Salamanca, que se batió por más de 3°. Se alcanzaron 34,8° y el récord de octubre anterior era 31,5°, registrado en 2017, en una serie que cuenta con casi 80 años”, explica Del Campo también anota el dato de Burgos con una máxima de 32,1°, de nuevo 3° por encima de su anterior marca, que eran 29,1° en 2004, en una serie que tiene 80 años de antigüedad.

También sorprende Daroca (Zaragoza), “por tratarse de una estación de más de un siglo”, que alcanzó los 34,4°. El anterior de 32,9° se remontaba a 1925. Otra estación centenaria, la del Retiro en Madrid, igualó su récord con 30°, cota que se había alcanzado en 1930. En Canarias hizo 36° en puntos del sur de Gran Canaria pero, de momento, no hay récords, ya que los registros más altos de octubre superan allí los 39°. En el archipiélago, con un clima distinto al del resto de España, se han registrado nueve olas de calor en octubre desde 1975, frente a cero en la España peninsular.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Más allá de estas efemérides, unos 350 de los observatorios ―cerca del 40% del total― alcanzaron o superaron los 32° el domingo, día en el que en la mayor parte del país se produjeron registros entre 7° y 14° superiores a los normales para esta época del año. Además, los días 29 y 30 de septiembre y 1 de octubre fueron récord de día cálido, es decir, que fueron las jornadas más calurosas comparadas con los mismos días de todos los septiembres y octubres desde 1950. Van tres consecutivos, pero la agencia espera que, sumando los de esta semana, sean seis, por lo que el país comenzará octubre con 26 de ellos frente a ninguno frío. En un clima no alterado, lo esperable son cinco récords cálidos y otros cinco fríos al año. En 2022, el año más cálido documentado en España, hubo 35 cálidos y solo dos fríos.

Y lo peor es que Aemet sigue sin poner fecha al final de este episodio extraordinario de calor, que comenzó el jueves pasado con el domingo como día más cálido. “Esta semana seguirá siendo muy cálida para la época del año en la Península, Baleares y Canarias, aunque habrá altibajos en función de los días y las zonas”. En general se seguirán superando los 30° en la mayor parte del territorio, de 32° a 34° en la mitad sur y de 34° a 36° en los valles del Guadiana y el Guadalquivir y puntualmente en otras zonas. “Se trata de temperaturas diurnas entre 5° o 10° por encima de lo normal y en algunos puntos, sobre todo del norte, entre 10° y 15° por encima de lo normal”, contextualiza Del Campo.

Este lunes, con Cantabria, País Vasco y Canarias bajo aviso amarillo, el mínimo de una escala de tres, no se esperan apenas cambios en las temperaturas. “Bajarán en zonas del Mediterráneo y Baleares, también en Galicia, pero repuntarán en el Cantábrico”, avanza que el portavoz de Aemet, que alerta de que en Bilbao se podrían alcanzar 37°. Los termómetros volverán a estar entre 36° y 38° en puntos del Guadiana y del Guadalquivir y entre 30° y 34° en la mayor parte del resto de la Península, Baleares y Canarias. ¿Podría volver a romperse el techo del calor de octubre? “No es descartable que se bata el récord anterior. Superar los 38,2° de Montoro está más complicado a priori, pero tampoco es imposible”, responde el meteorólogo.

El martes, el paso de un frente dejará lluvias débiles en el Cantábrico y propiciará “un claro descenso térmico en el tercio norte de la Península y, sobre todo, en las comunidades cantábricas”, donde la caída puede ser extraordinaria ―10° menos que el lunes o incluso más―. “Bilbao, por ejemplo, probablemente no pase de 22°, 15° menos que el día anterior”. En el resto de España, más madera: de 30° a 32° en amplias zonas del país, incluidas las islas Baleares, de 32° a 34° en la mitad sur y en amplias zonas de Canarias, donde la calima irá en aumento, y de 34° a 36° en buena parte de Extremadura y Andalucía, con 36° a 38° en puntos del interior de la provincia de Huelva y en el valle del Guadalquivir.

El miércoles “predominará otra vez el tiempo estable, sin lluvias en ningún punto de España y podría ser una jornada con descensos, con bajadas de las temperaturas en los tercios este y sur, al igual que en Baleares, pero subirían en Galicia, Cantábrico y alto Ebro”. En el resto “continuará el ambiente cálido”. Las ciudades de la costa cantábrica alcanzarán entre 22° y 25°, las del Mediterráneo entre 28° y 30° y en el interior se superarán los 30°, salvo en zonas del tercio norte, que estarán entre 25° y 28°. Y como viene ocurriendo desde el jueves, las temperaturas más altas estarán en el Guadiana y el Guadalquivir, con 35° a 37°. “Seguirá también el calor en Canarias, donde no variarán demasiado las temperaturas”, completa el panorama el portavoz de Aemet.

A partir de jueves “parece que predominarán los ascensos de temperatura, sobre todo en el tercio norte”. Así, el ambiente veraniego y seco se prolongará unos cuantos días más. “Es probable que se produzca un descenso térmico a comienzos de la semana que viene, cuando podría llegar un sistema frontal que dejaría algunas lluvias, principalmente en el noroeste”, vaticina el experto, para añadir que la bajada de las temperaturas también se produciría en Canarias.