Griezmann y Memphis siguen vivos en el Atlético ante un buen Rayo | Fútbol | Deportar

Mientras agarraba un sencillo, desesperado porque se le escapaba la posibilidad de ganar este partido al Bernabéu con posibilidades de metros en la piel de La Liga, el Atlético se encontraba en el curso con el jugador de El Salvador en una acción que quería aliviar la trascendencia de Griezmann. . El galo lanzó un balón aéreo en un salto en clara desventaja con su marcador y enroscó un centro que aprovechó una oportunidad de Memphis. Un tanto salvadoreño que perdió ante un Rayo bueno y competitivo. En muchos tranvías, fue el mejor del equipo de Francisco, expulsado al atrapar airadamente en el salto de Griezmann. Este no es el caso del Atlético. Encontré este juego porque no es para reírse, si tienes paciencia y paciencia para aparecer como un jugador ganadora. El Atlético pasó a un equipo que le expuso para que tuviera un punto en el Madrid de Chamartín y otro en la Real de Anoeta. El hizo sudar tinta a los rojiblancos.

2

Oblak, Mario Hermoso, Reinildo Mandava, Witsel, Marcos Llorente (De Paul, min. 57), Rodrigo Riquelme (Samuel Lino, min. 57), Pablo Barrios Rivas, Arthur Vermeeren, Saúl (Koke, min. 69), Correa ( Griezmann, 57º) y Depay

1

rayo

Dimitrievski, Luis Espino, Lejeune, Aridane, Andrei Ratiu (Balliu, min. 64), Óscar Valentín, Kike (Miguel Silva, min. 64), Josep Chavarría, Álvaro García (Trejo, min. 76), Sergio Camello (Falcao, min. 83) e Isi (De Frutos, min. 76)

goles 1-0 minutos. 35: Reinildo Mandava. 1-1 minutos. 42: Álvaro García. 2-1 minutos. Min. 90: Depay.

Árbitro César Soto Grado

Tarjetas amarillas Kike (min. 38), Isi (min. 60) y Josep Chavarría (min. 93)

tarjetas rojas Rodríguez (min.90)

Y es que el Rayo se puso en marcha antes de la salida por lo que no perdió a nadie en toda la noche. Con Aridane y Lejeune marcando la Raya, con el pulcro Óscar Valentín al engrase del juego y los niños Isi y Álvaro García amenazando. No es enviado al Atlético, que cada vez fue más en el primer acto. Si no desea utilizar algunas de las piezas configuradas una vez que las reinstale, no tendrá que pintar nada sobre la pieza. Sin Lino, Koke, De Paul y Griezmann, y sin los lesionados Giménez y Morata, fue un equipo que tuvo un inicio de equipo diferente. Llama la atención la presencia de Vermeeren, la gran adquisición interior. No podemos animar a Simeone a ofrecer alternativas a los recién llegados. Y menos a un chico de 18 años. Se encuentra como volante de derechas. El chico cayó como pivote, pero cierto es que no devolvió a Simeone a colocarle. Su ojito derecho como relevo de Koke es Pablo Barrios. Un Vermeeren vio el vídeo enviado a la acera del ocho. Combinó recuperaciones y buenos tiros con acciones con el balón alejándose del norte. Quizás no convoca a sacar de su puesto a un chico tan joven que tiene mucho que demostrar. No hay mejor manera para que un talento emergente exprese mejor su juego que está en su posición natural. Tu cambio en el descanso estaba cantado.

El Atlético se creó a partir de Barrios. Primero con tus robots y luego con tu distribución. También permitió algún arabesco, por norma limpiar a un jugador acertado con Correa en un mano a mano escoltado contra Dimitrievski. La meta-Macedonia salió ganador. Ésta es la opinión básica de los rojiblancos. Engarzaron un tramo más dominante en el que Riquelme vino a dar un regalo y Memphis a inventar. Holanda descubrió una marca de Correa volando fuera de juego luego de que el argentino enviara a Dimitrievski a jugar pelota y girandose. Fue Reinildo, porque físicamente puede infundirle una sobredosis de energía al equipo, el que abrió el marcador. Cazó de cabeza en un vuelo acrobático, una caída lateral bien enguantada por Riquelme.

La guardia pretoriana

El gol, sin embargo, no descompone al Rayo bien plantado. No tardó en hacer un buen partido, mayor acierto de Álvaro García, uno de los mejores del grupo campista. Un cuchillo, cuando sacó diagonales. En la frontal de la zona, preparamos el balón con la derecha y bajamos con el disparo cruzado inalcanzable para Oblak. El empate acierta precisamente en este mejor arranque del Rayo.

La pérdida de su equipo no debía ocurrir en Simeone. La canción cambia sin demora de Vermeeren a Molina, resumiendo las entradas de Lino, De Paul, Griezmann y Koke. La guardia pretoriana se ocupa de resolver un partido que el Rayo manejaba mejor. Incluyendo más del equipo de Francisco. Álvaro García, con el corazón en la boca, resolvió pelear con una vaselina mansa a manos de Oblak.

La artillería agotada por Simeone empezó a producir un juego ofensivo. Aridane y Lejeune se agitan. Solo una maniobra prodigiosa de Barrios, un tipo y un passe corrido para Memphis derribaron el castillamiento rayista. El VAR determinó que jugaba Holanda. La acción al menos se hizo para agitar a velocidad y apropiarse de una carga final. Un pase cruzado de Koke permitió a Griezmann competir con ese salto prodigioso y su centro rebañó a Memphis para seguir con vida en el Atlético.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.