La Casa Encendida de Madrid: Memorias y mestizaje que construye la comunidad en España | Planeta Futuro

“Me parece importante estar aquí y animar a las generaciones más jóvenes que están detrás. Hoy es el momento en el que tenemos muchos artistas racializados del mundo en este punto de visibilidad y eso lo hemos demostrado”, afirmó Agnès Essonti Luque (Barcelona, ​​1996). La artista plástica, hija de padre camerunés y madre andaluza (cordobesa), tenía una de las habitaciones de La Casa Encendida de Madridal inaugurar la exposición colectiva Generación 2024. Identidad, memoria y comunidad de una generación con razas diversas nacida en los noventa.

Explican que no es muy importante si buscamos que sea una “representación del nivel Benetton”, y animar a otros hijos de emigrantes a “ocupar todos los espacios posibles”, porque eran referentes artísticos previos que “ocupaban los lugares”. de representación” para quienes puedan acceder ahora. Cita, por ejemplo, de una “generación de ecuatoguineanos que vienen a hacer arte aquí, pero que no pueden estar en La Casa Encendida ni en el Reina Sofía”.

Una de las obras de la exposición “Generación 2024. Identidad, memoria y comunidad de una generación con razas diversas en el nuevo año”.Juan Naharro

La Convocatoria Generaciones de la Fundación Montemadrid celebra con esta 24ª edición, como plataforma dedicada al arte actual, con la propuesta que los autores emergentes puedan dar a conocer a los hombres, al público y a la crítica. En esta edición, que recibió alrededor de 500 postulantes, seleccionan las obras de sus creadores, en la experiencia de las diásporas, la memoria y el colonialismo, la formación de identidad y los trabajadores comunitarios con determinadas temáticas de las comunas. . Estos debates se desarrollan en múltiples formatos, entre los que destacan instalaciones que combinan pintura, escultura y grabaciones audiovisuales.

El jurado afirmó el valor de una «reflexión altamente personal y emocional» sobre las identidades, que, incluso cuando es «resultado de procesos históricos controvertidos», puede dar lugar al «desarrollo de espacios comunitarios físicos y territoriales, por una parte, y social, emocional y cultural, para los demás”.

El hijo de los elegidos proyecta: A mí de pequeñita me daban nostalgia a cucharadasde Agnes Essonti Luque; Amparode un wei (Madrid, 1990); Vista de la vista del Águilade Daniel De La Barra (Lima, 1992); Al final de tu cabello, de Irati Inoriza (Balmaseda, Vizcaya, 1992); Ukemi Ushiro Ukemide Milena Rossignoli (Quito, 1990); Atrapa las formas de vida a medida que surgen (alcanzar las formas vigentes monters surgen), de Raúl Silva (Lima, 1991); Diálogos 2023de Salem Amar (Barcelona, ​​1999) y Enlaces suculentos/ lazossuculentosde Weixin Quek Chong (Singapur, 1988).

Una de las obras de la exposición La Casa Encendida.
Una de las obras de la exposición La Casa Encendida.Juan Naharro

Lavapiés, Hospitalet, Singapur

Es uno de los artistas activos que se expresa sin aburrirse para no perder oportunidades de financiar sus obras. En esta ocasión, presenta un trabajo en el que envías fotografías tomadas por ti mismo en Camerún, en el país de tu padre, textos de la memoria de un niño querido en el Hospital Llobregat, intervenciones con historias de otras personas y elementos de ficción que te permiten expandir. La mayor convocatoria de la instalación es la instalación en colaboración con el sindicato Top Manta (vendedores ambulantes de Barcelona): «Estamos juntos además, y utilizó diferentes objetos que son sus metáforas de nuestra vida y de los procesos en los que influimos. , como la migración, el extractivismo, el colonialismo y el universo espiritual.

Consultada por la noción de identidad, la artista indica que, en su sentido, es “algo en constante flujo”. Está claro que definió modos distintos, “como mujer afroespañola o mujer de la etnia manyu (la de mi padre) o, simplemente, mujer española”. Allí radicala, según su criterio, “la riqueza de la vida”, y el “poder jugar con la identidad y explicar nuestras diferentes maneras en cada momento”.

Por su parte, An Wei, artista nacido en Madrid y que pasó varios años en China antes de regresar a su ciudad natal, se asume sin conflicto como miembro del colectivo de la segunda generación (los hijos) de inmigrantes. en España. En este caso, Lavapiés marca el origen de la cultura que presenta, llamada Amparo por una de las calles que “vertebra es este barrio con el carácter de viajeros, comunidades de inmigrantes y nuevas generaciones” que se han impuesto. Es una “caja de escaleras, con la fragmentación que caracteriza al barrio y las relaciones”.

Otro artista de línea asiático, Weixin Quek Chong, que llegó a Madrid procedente de Singapur hace cerca de una década, aparecía en La Casa Encendida esculturas sobre los “suculentos lazos” que se ligan en su lugar de origen. Su trabajo se compone de “nidos” (revestimientos de algas y resina entrelazados) y láminas de látex natural, porque “este material es la sangre (juguete) de los árboles de caucho” de plantaciones en las que trabaja con sus propios abuelos. Weixin explica que el árbol del caucho (Hevea brasiliensis) es una planta originaria de Brasil, de la que se sabe obtener látex, un material preciado para su explotación industrial, también en el mundo de la moda y el fetichismo, porque se adhiere a la piel como cualquier otro tejido. Se trata de “uno de los primeros productos de exportación de Malasia y Singapur (países del sudeste asiático), por iniciativa de los británicos, que quieren competir con el mercado sudamericano”.

Respecto a la posibilidad de ver con nuevas perspectivas el lugar del procedimiento, el artista de Singapur dijo que, «a veces es difícil saberlo por el contexto original si no hay venta desde aquí». Y añadió: “Me habló de cosas que antes me eran invisibles (o normales), como el clima, que es una experiencia corporal intensa, o la dinámica y la estética de la comunidad”.

Antes de hacerse una idea de las distintas prácticas comunitarias que se escuchan, se dice que «la atmósfera del espacio es muy diferente en Singapur», porque «hay un espacio privado, siempre está atravesado por una montaña de personas, en movimiento». , pero puedes ser muy feliz”. A cambio, sin embargo, «aquí se tiene la mayor sensación de que es posible encontrar un lugar privado como individuo».

Desde el puerto del Callao en el Amazonas

Entre los legados de América Latina, podrás realizar trabajos de artistas peruanos. Daniel de la Barra zarpó hacia Europa hace 18 años para “seguir la vida”, como la definió hasta el día 31. Su instalación Vista de la vista del Águila Es por el rojo oscuro de un gran tríptico que De La Barra satiriza contra el extractivismo actual, a través de una reinterpretación de Almuerzo sobre la hierbade Édouard Manet, con “los fabricantes de todas las semillas transgénicas del mundo” como figuras centrales, como todos los detalles.

Los artistas participaron en la exposición el 29 de enero en Madrid.
Los artistas participaron en la exposición el 29 de enero en Madrid. Juan Naharro

“Las corporaciones tienen caras, por qué no mostrarlas”, enfatiza. En el cuadro, que también, según sus palabras, recuerda el estilo de las escenas catastróficas de brueghel El viejo, Tiene que haber un tractor frente al Parlamento Europeo y los paisajes que apoyen las fumigaciones. Habla del venamiento de los suelos por pesticidas y de «venganza del cacique lomiamarillo», un país sudamericano que, sobre su cuerpo, «defeca sobre las cabezas de los principales fabricantes de plantas animales, a partir de la soja que deforesta el Amazonas». En su obra “no hay un pensamiento lineal, a la manera de la cosmogonía indígena, donde pasado, presente y futuro conviven siempre”, afirma el pintor que el niño dibuja caricaturas políticas.

Frente al cuadro, una pantalla reproduce la «reedición de una película francesa del año 41, que propaga el fascismo agrario», según la definición del artista plástico, que «expresa el sentimiento del campesino y el sentimiento de identidad de un campesino». nación, alimento de los ideales del romanticismo, para reconstruir un imperio”. El audio de la película original está intacto, con la producción agrícola extranjera «para alimentar a los soldados», mientras que las imágenes sustituyen las visitas de los centenarios a pueblos financiados durante la dictadura franquista, para «escuchar cómo respirar» estas fantasías históricas en el presente», concluye.

Por su parte, Raúl Silva presentó un proyecto basado en la historia comercial del Perú en el siglo XIX, coincidiendo con sus primeros años de independencia. El punto de partida es la exportación de guano desde las Islas Chincha (en la costa del Pacífico) hacia los países ingleses. Como las heces de este pájaro local llamado guanay (Buganvilla Leucocarbo) contienen un alto contenido en nitrógeno y fósforo, los británicos -firmantes de las islas- se encargan de su distribución como fertilizante, aportando un porcentaje en el país de origen. Fue entonces cuando Marco construyó la primera línea ferroviaria de Sudamérica (inaugurada en 1851), que conectaba la capital con el puerto de El Callao. “Esta línea de transporte, financiada con dinero del guano, es la primera red del país con las potencias coloniales del mundo, pasando por algo que ocurre en el ciclo de la naturaleza y que alimenta la industria”, dice Silva. Esta conexión lleva al artista a pensar en otras redes que conectan sistemas tecnológicos y vectores informáticos, y cómo se acelera la velocidad de la información. Tu creación es parte de estas reflexiones para plasmas en pintura al óleo e imágenes en movimiento. Su idea es “representar la supuesta infinidad del crecimiento del capitalismo en contradicción con la limitación de lo material”.

En los viejos tiempos de esta edición de Generaciones participó Carla Acevedo Yates, del Museo de Arte Contemporáneo de Chicago; João Mourão, director del Arquipélago Centro de Artes Contemporáneas; Luís Silva, director de la Kunsthalle Lissabon, Lisboa, y Mabel Tapia, ex subdirectora del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Cada proyecto seleccionado recibió 10.000 euros en concepto de gastos de producción y honorarios.

Puedes seguir un Planeta Futuro fr. X, Facebook, InstagramTIC Tac y me registro aquí un ‘boletín’.