La policía acusó a 22 activistas climáticos del grupo Futuro Vegetal de daños por un valor medio de un millón de euros | Clima y medio ambiente

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a 22 miembros de la organización ecologista Futuro Vegetal por «cumplir con una estructura criminal» y provocar daños al patrimonio por valor de más de tres millones de euros. Las detenciones se realizarán en diciembre de forma coordinada en Madrid, Barcelona, ​​Cádiz, Murcia, Elda (Alicante), Zaragoza, Granada, Valencia, Soria, Santander y San Sebastián. Entre los detenidos se encuentran tres personas de la Brigada Provincial de Información, que considera los máximos responsables de la organización, que coordinan y dirigen al colectivo «como una organización criminal», declaró este viernes la Jefatura Superior de la Policía de Madrid. Uno de estos tres personajes es Bilbo Bassaterra, quien responde: «Esta acusación es ridícula desde el punto de vista jurídico, porque uno de los elementos que tiene el tipo de organización criminal es que con estos delitos estamos ganando dinero, cuando esto no es el caso. el caso «.

Futuro Vegetal Se trata de un colectivo de desobediencia civil creado hace dos años lo que hace que sus integrantes tengan una gran repercusión en la persona. las majas de Goya en el Museo del Prado, cerca de la M-30 desde Madrid o una escala La Vuelta a España Estoy tratando de amarrarme a la galería del Congreso. Son acciones disruptivas que llaman la atención porque desbordan el orden de las cosas y generan molestias.

Según la policía, la investigación se inició en enero de 2022, tras el lanzamiento del cuadro por parte de varias personas contra la dirección de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Madrid. De hecho, este ministerio es una de las obsesiones de los miembros de este colectivo, que exige el fin de las subvenciones al sector industrial como clave para modificar el sistema alimentario y mitigar la emergencia climática.

Desde entonces, los integrantes de Futuro Vegetal han estado actuando en otros puntos de España realizando, entre otras personas consideradas delictivas por los agentes, nuevos proyectos de pintura en edificios y obras artísticas en museos, circuitos de circulación en carreteras o accesos a pistas de distintos aeropuertos. El avance de las tareas políticas señaló que la organización estaba compuesta por un alto número de integradores, con un informe claro de las tareas, coordinados por los dirigentes —conocidos como “dinazadores”— quienes tienen roles directivos y reciben remuneración por sus responsabilidades.

Siempre según la versión política, la actividad repetida y sostenida en el tiempo de este grupo constituía, en su época, el establecimiento de relaciones, a nivel internacional, con otros colectivos similares que estarían asociados a ustedes en sus países de origen con organizaciones criminales. La investigación policial revela que la organización recibió más de 140.000 euros en donaciones, probablemente parte de los bienes recibidos por nuestros dirigentes para coordinar la actividad criminal.

Los agentes atribuyen a este colectivo 65 personas -29 de ellas en Madrid- procedentes de toda la geografía nacional y también del extranjero, entre ellas el lanzamiento del cuadro a los representantes del Congreso de los Diputados y otros edificios del circuito de tráfico. en las vías de circulación de Madrid, las jornadas artísticas del Museo del Prado y otras propiedades privadas, así como los accesos a las pistas de los aeropuertos de Ibiza y Madrid-Barajas, provocan el cielo temporal de las cosas.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Inscribirse

El coste total de los daños causados ​​se estima en más de 500.000 euros, sin contar los defectos causados ​​al patrimonio artístico. Para ello, las 22 personas arrestadas fueron puestas bajo la jurisdicción de la autoridad judicial, como autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, lesiones, daños al patrimonio histórico, contra la seguridad del tráfico aéreo y tráfico aéreo, bajo supervisión. de un agente de la autoridad y autoridades públicas.

Protestas contra el zumo de remolacha

Bilbo Bassaterra, uno de los portavoces de Plant Future, respondió a la versión política: “Somos una organización que no protestamos violentamente para tomar medidas contra la crisis climática. Las suposiciones sobre los crímenes que se nos atribuyen son muy cuestionables. De hecho, no tenemos por ahora ninguna sentencia condenatoria”. En mi opinión, «porque el daño de medio millón de euros es absurdo y desproporcionado, porque la mayoría de las actuaciones empezaban pintando a la temperatura de la base con agua o con remolacha, y las sustancias ambas se pueden limpiar solas con base agua». pintar. . Esto lo hacemos precisamente para evitar posibles delitos por daño y para que la acción se lleve a cabo en una sanción administrativa”.

Por la acusación de ser uno de los líderes del movimiento, Bassatera dijo: “Es un movimiento descentralizado, horizontal, sin preocuparse por la toma de decisiones. Las acciones las deciden los grupos de forma descentralizada. Tal y como te explicamos en nuestra web, si la gente quiere actuar sobre el número de Futuro Vegetal, pueden actuar y hacerlo. No hay ninguna razón para que las discusiones sean aquí o allá. Simplemente realizo ciertas acciones después de que se producen”.

En cuanto a la retribución, Bassaterra admite que algunas personas reciben ayudas económicas para ocupar puestos administrativos, de comunicación, de redes sociales o de carlos. “Lo que es transparente, todo esto se explica en la Web, no es una remuneración, sino una forma de seguir estas acciones”. Y añadió: “Las protestas que hemos realizado son similares a las que Greenpeace ha realizado durante décadas. Según estos mismos criterios, se puede atribuir a Greenpeace a otra importante organización medioambiental. Es absurdo «.

El activismo climático es un foco de atención de las autoridades de varios países europeos. De hecho, ya hay activistas de Simplemente deja el petróleo en la prisión del Reino Unido por protestas pacíficas, aunque el Gobierno francés quería ilegalizar y disolver el movimiento Los levantamientos de la tierra, incluso si los tribunales pueden revocar esta decisión. En Alemania existe un movimiento llamado Rebelión Científica por una protesta, en la persona de científicos españoles.

Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE fr FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal