Los deslices financieros del Gran Premio de Fórmula 1 de Christian Estrosi

En las instalaciones de su oficina de Niza, Christelle D’Intorni levanta cinco carpetas de papel grueso y las coloca sobre la mesa de reuniones. En el interior, el diputado de Les Républicains (LR) por Alpes Marítimos revela fajos de hojas, fotocopias completas de los grandes libros de cuentas del Grupo de Interés Público (GIP) GPF-Le Castellet, la estructura jurídica que supervisó el Gran Premio de Francia. Fórmula 1, organizada entre 2018 y 2022 en el circuito Paul-Ricard (Var). En sus coloridos expedientes, uno por cada ejercicio contable, Christelle D’Intorni recoge todos los ingresos y gastos ahorrados por la entidad jurídica que llevaba el deporte del motor y que fue puesta en liquidación forzosa el 21 de marzo. Documentos que esta abogada profesional revisó minuciosamente, resaltando con un stabilo rosa las líneas que le parecían problemáticas.

“Las cantidades son desorbitadas”se indigna y multiplica los ejemplos de gastos cuyos destinatarios no se conocen: los gastos de comida “la trufa negra” por 53.159 euros en julio de 2018, facturas de 10.816 euros del fabricante de bolígrafos de lujo Montblanc en enero de 2022, un informe de gastos de un solo empleado de 4.153 euros en marzo de 2019, billetes de avión a destino desde Dubai por 8.600 euros en noviembre de 2018…

También hay gastos recurrentes en el Hôtel du Castellet, un prestigioso establecimiento de cinco estrellas en la región. Una entrada del 5 de julio de 2018, poco después de la primera edición del Gran Premio de Fórmula 1, muestra un desembolso de 30.748 euros por “alojamiento para huéspedes”. “Lo impactante es que los costos de viaje siguen aumentando y encontramos gastos de lujo por sumas colosales, el vínculo con el PIB plantea interrogantes”irrumpe el diputado.

Mercados que de otro modo serían lucrativos

La ex alcaldesa del municipio rural de Rimplas (Alpes Marítimos), en el corazón de Mercantour, empezó a investigar el asunto en julio de 2023, cuando la metrópoli de Niza-Costa Azul, de la que es elegida, fue convocada. a votar sobre una carga de 5 millones de euros, intereses incluidos, con vistas a la disolución del GIP GPF-Le Castellet.

La decisión de disolverse parece entonces obvia: Formula One Group, la empresa que comercializa la prestigiosa competición automovilística, ha decidido no renovar el contrato con la estructura. La filial del conglomerado estadounidense Liberty Media ha cambiado de estrategia y, por diversas razones, se ha dirigido a mercados que, de otro modo, serían lucrativos: Estados Unidos, Arabia Saudí y Qatar.

Te queda el 81,19% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.