Luis Rubiales dimite como presidente de la Real Federación Española de Fútbol y como vicepresidente de la UEFA | Deportes

El hasta ahora presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ha presentado este domingo su dimisión ante el presidente en funciones, Pedro Rocha, según ha explicado en un comunicado publicado en su cuenta de la red social X (antes Twitter). Rubiales también ha dimitido como vicepresidente de la UEFA. “Insistir en quedarme a la espera y aferrarme a ello no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federación, ni al fútbol español”, escribe Rubiales en el comunicado. Su dimisión llega tras la polémica por su beso no consentido a la jugadora de la selección española de fútbol femenino Jenni Hermoso y sus gestos obscenos durante la celebración de la final del Mundial de Australia y Nueva Zelanda el 20 de agosto.

La FIFA, el máximo organismo del fútbol mundial, ya había suspendido de sus funciones a Rubiales durante 90 días y le había vetado en “toda actividad relacionada con el fútbol a nivel nacional e internacional”. También le prohibió cualquier tipo de contacto con Hermoso para evitar que la presionara. A principios de septiembre, el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) le abrió un expediente solo por falta grave (y no muy grave, como esperaba el Gobierno) al considerarse que, con la información de la que disponía, el beso a Jenni Hermoso no podía calificarse de abuso de poder.

Una tercera vía se abrió contra Rubiales cuando el viernes pasado la Fiscalía presentó una querella contra él en la Audiencia Nacional. El ministerio público, que aprecia un posible delito de agresión sexual y otro de coacciones, formalizó así la denuncia contra el directivo tras recabar el martes el testimonio de la deportista internacional, que prestó declaración en la sede de la Fiscalía General del Estado. “Tras la veloz suspensión realizada por FIFA, más el resto de procedimientos abiertos contra mi persona, es evidente que no podré volver a mi cargo”, afirma Rubiales en el escrito donde comunica su dimisión.

Sin mencionar a la jugadora Jenni Hermoso ni el beso que le dio sin permiso, Rubiales ha insinuado injerencias en su caso. “Entre otras cosas, porque hay poderes fácticos que impedirán mi vuelta”, ha dicho al respecto. “Mis hijas, mi familia y la gente que me quiere han sufrido los efectos de una persecución desmedida, así como muchas falsedades, pero también es cierto que en la calle, cada día más, la verdad se está imponiendo”, ha defendido.

Consulte el comunicado completo de Luis Rubiales. Si no puede ver la imagen correctamente, descargue aquí el documento en PDF.

Además de este comunicado, Rubiales había anunciado su dimisión durante la grabación de una entrevista este domingo por la tarde con el periodista británico Piers Morgan en su programa Piers Morgan Uncensored, cuya emisión estaba prevista esta semana. Durante la entrevista, Rubiales dice no puede continuar con su trabajo. Cuando Morgan pregunta si ha llegado el momento de marcharse ante la continua presión, Rubiales responde: “Voy a hacerlo, por supuesto que no puedo continuar con mi trabajo”, y explica que tomó la decisión después de hablar con su padre y sus hijas.

[Noticia de última hora. Habrá ampliación en breve]

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.