Podcast. Cómo un antiguo sitio olímpico popularizó el deporte

Podcast.  Cómo un antiguo sitio olímpico popularizó el deporte

En 1972, Munich, Alemania, fue sede de los Juegos Olímpicos. Cincuenta años después, la Facultad de Ciencias del Deporte y la Salud, perteneciente a la » TUM », asentado en este sitio mítico, muy remodelado. Bajo una construcción luminosa y liviana, en madera, se unieron pabellones deportivos, congresos, institutos de investigación, e incluso la cafetería y la biblioteca. Un proyecto realizado a pesar de una gran limitación: la práctica deportiva debía continuar a pesar del trabajo. Originalidad del lugar: a partir de las 17 horas, las puertas se abren a todos los públicos.

¿Se mantiene el espíritu de los Juegos Olímpicos con este sitio, actualizado por el estudio de arquitectura Dietrich Untertrifaller ? Elementos de respuesta en este podcast, con el reportaje de la periodista Marjolaine Koch y el debate del encuentro crítico de la Ciudad de arquitectura y patrimonio.

Descripción general de la universidad TUM, en el antiguo recinto olímpico de Múnich.

Toda una historia. Es sobre una colina que no tiene nada de bucólica que se construyó el Parque Olímpico de Múnich para los Juegos Olímpicos de 1972. Una colina formada por escombros y escombros tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, amontonados allí, en un dominio militar situado a cuatro kilómetros del centro de la ciudad. El proyecto elegido se adapta a las especificidades del terreno, gracias a la ingeniería del arquitecto Frei Otto. Se imagina cubriendo el estadio (así como las pistas de atletismo y las piscinas) con techos de aspecto aéreo, como lienzos estirados. Se trata en realidad de lunas de vidrio ensambladas, sostenidas por un enrejado de cables. La colina pasa a llamarse Olympiaberg. Está acompañado, en su base, por un lago de unos 80.000 metros cuadrados. El recinto olímpico se convierte así en un emblema para la ciudad, una firma arquitectónica única y fácilmente identificable vista desde el cielo.

Menos de treinta años después de la victoria de los aliados contra la Alemania nazi, se suponía que los Juegos Olímpicos de 1972 marcarían una nueva etapa en la reconciliación. Están tristemente apegados por el atentado terrorista perpetrado por un comando palestino, que provoca la muerte de diecisiete personas. No obstante, el sitio se ha mantenido como un importante lugar de actividad para el mundo deportivo alemán, que da la bienvenida a todas las disciplinas. A la hora de reformar unas antiguas instalaciones, el reto de los arquitectos se centró en este punto: permitir que los alumnos de la Facultad de Ciencias y Deportes siguieran ejercitándose, incluso durante las obras, y acoger al público en general al final de la jornada. .

El solar de la universidad TUM de Munich, en plenas obras.

Encuentra todos los episodios del podcast “Interesante Archi” aquí.

Hoy. Un nuevo edificio, de impresionantes dimensiones (180 metros de largo, 150 metros de ancho), está destinado a satisfacer las crecientes necesidades de los usuarios del sitio. es ante todo “la Facultad de Ciencias del Deporte y la Salud, es decir, aproximadamente 3.000 estudiantes, detalles Till Lorenzen, director de la Universidad Técnica de Munich (TUM). Centralizamos todos los deportes universitarios para todas las universidades de Munich. La infraestructura es utilizada por unas 9.000 personas cada semana. En este edificio se practican unos 600 deportes diferentes”. Pero también se trata del público exterior, espectadores de eventos deportivos y conciertos.

“El edificio de 400.000 metros cuadrados es un complejo de dos plantas. es muy detallado, comenta el arquitecto Much Untertrifaller. Esto resultó en un problema complejo en cuestiones de seguridad sísmica. El edificio mezcla elementos de hormigón y elementos de madera, diría que un 80% de madera. El polideportivo tiene una estructura de madera, al igual que las oficinas, la biblioteca y la cafetería. La calle interior y las circulaciones verticales del edificio son de hormigón. » El extraordinario tamaño de las instalaciones, sumado a la obligación de mantener abiertas las actividades del recinto olímpico, obligó a los arquitectos encargados de la reforma a producir un gran número de elementos fuera del recinto, para luego transportarlos hasta allí por carretera. “Necesitábamos un convoy excepcional, similar a los que se utilizan para las palas de los aerogeneradores”, diviértete Untertrifaller.

Además del hecho de que ahora todos los estudiantes se encuentran bajo el mismo techo, el nuevo Olympiapark tiene una virtud ambiental. “El edificio en su conjunto tiene calefacción y aire acondicionado gracias a una instalación geotérmica. El techo está completamente cubierto con paneles fotovoltaicos. Por lo tanto, el sitio es casi autosuficiente”, asegura el arquitecto.

Vista del gimnasio de la Universidad TUM de Múnich.

La opinión de los expertos. En ocasión de encuentros críticos de la Ciudad de la Arquitectura y el Patrimonio, arquitectos y periodistas debatieron bajo la dirección de Francis Rambert, director departamental de creación arquitectónica de la Cité. La periodista especializada en arquitectura Sophie Trelcat dice inmediatamente que está muy entusiasmada: “ El uso de la técnica de la madera permite tener un sitio de construcción muy rápido. Es relevante en relación con el programa y el calendario muy ajustado. En un sitio muy lujoso y elegante, con gran tecnicismo. La rigidez se rompe por la interacción visual entre las diferentes habitaciones. “El edificio es hermoso, porque tiene cierta brutalidad, También agradece al arquitecto y maestro Richard Scoffier. Todo es muy agradable: amplio, acristalado, transparente. » Philippe Trétiack, arquitecto y periodista, emisor más reservas: “Si queremos resumir, parece que este edificio es una herramienta extraordinaria, que funciona, con muchos lugares prácticos, con una escenografía interior que te permite verlo todo. Y, al mismo tiempo, es una escritura de autor muy rígida. »

Reurbanización de la Universidad TUM, Munich.

«Archi Interesante», podcast producido y dirigido por Joséfa Lopez para El mundo, en colaboración con la Ciudad de la Arquitectura y el Patrimonio. Reportaje: Clément Baudet. Voz en off: Isabelle Regnier. Dirigida por: Eyeshot. Identidad gráfica: Mélina Zerbib, Aurélien Débat. Colaboración: Sonia Jouneau, Victoire Bounine.