Puig se mete en un saco con una subvención del 4,24% | Mercados financieros

Puig se ha estrenado en Bolsa por todo lo alto. La multinacional de perfumería, cosmética y moda financiada en Barcelona compró hace 110 años una subvención del 4,24%, hasta 25,5 euros por acción. Unos minutos después del sombrero de campaña, la euforia se diluye y se pela la finca para no perder los 24,5 euros por el título mientras paran dos horas para el círculo de sesiones. La compañía jugó un papel importante en la Bolsa española en 2015. Y el primero es durante dos años. Con el aumento de la demanda, necesita recuperar el libro de pedidos en cuestión de minutos y completar su gira Esta misma semana con una demanda que supera varía según la oferta en conjunto el precio esperado de la horquilla, de entre 22 y 24,5 euros por acción.

“Hemos estado dirigiendo esta empresa privada todos estos años como si fuera una empresa social, y ahora somos una empresa social que actuará como una empresa privada: con las grandes luces, el gran espacio y el pensamiento de la próxima generación. Necesitamos un futuro prometedor”, declaró el presidente y vicepresidente de Puig, Marc Puig, antes de convertirse en el tradicional sombrero de campaña en la Bolsa de Barcelona. El acto generó gran expectación: se trata del primer sombrero de campaña en la sede de la Bolsa de Barcelona desde la salida de Fluidra en 2007. Ha ayudado a personalidades como Josep Sánchez Llibre, presidente de la patronal catalana Foment del Treball, o Jaume Guardiola, presidente del Círculo Económico de Barcelona.

Puig a fijó este martes pasado su precio en la parte alta de la horquilla, en los 24,5 euros. Esto supone que la empresa se introdujo en el mercado con una valoración de 14.000 millones de euros. Ahora es posible resolver la ampliación de colocación planificada, que ayudó a captar 390 millones de dólares más durante la ejecución de la convocatoria. zapato verde. El gran apetito del mercado se esfuerza por aumentar el precio del debut en los banquillos, incluso debido a este horror, pero finalmente optó por garantizar una buena evolución de la cotización durante los primeros días de cotización. Uno de los inversores que depositó Puig en su empresa fue Criteria, que adquirió una participación del 3,05%.

La predicción subyacente es que la furia de los inversores se mantendrá durante la sesión bursátil. Iniciar la preparación con valores superiores al 9%, que poco a poco se irán mezclando. Una hora después el sombrero del campamento intentó valorarlo positivamente y así se mantuvo todo el día. De hecho, la realidad es que la empresa está desesperadamente interesada en los inversores. Una sesión mediática aportó al mercado más de 235 millones de euros y fue el valor de la Bolsa con más actividad, muy por detrás del segundo, BBVA, con sólo 50 millones.

La operación se estructura como una combinación de tenencia conjunta de acciones y ampliación de capital. En el primer tranvía, la familia se embolsó 1.360 millones. En segundo lugar, la compañía ha recaudado en el mercado 1.250 millones, con los que esperan financiar el volumen de participaciones minoritarias en algunas de sus recientes adquisiciones, como Byredo o Charlotte Tilbury, así como el futuro incremento de la compañía. En total, con los 390 millones captados a través del zapato verdela compañía captó un total de 3.000 millones de euros por la operación.

La salida de Bolsa pretendía cegar el control familiar: los Puig, fundadores de la empresa en 1914 de la mano del patriarca Antonio Puig, conservaban el 71,7% de los derechos económicos de la empresa y el 92,5% de los derechos económicos de sociedad. sus derechos de voto, mediante una división de las acciones en clase A, que están en manos de la familia y que tienen cinco derechos de voto cada año, y clase B, que son cansadas, que adquieren inversores y tienen voto único. La apertura del capital en el parque para mantener el control familiar, así como la colocación de las acciones con las que opera Puig, servirá precisamente para facilitar la transición de la tercera generación, que es la que gestiona actualmente la compañía, con Marc Puig Como presidente y consejero delegado, y de cuarta generación, usted decidió que no podía estar en los centros directivos, aunque sí en los órganos de gobierno. El salida de bolsa servirá también para continuar con el envío de slots intermedios fusionados y adquiridos -que fue impulsado por la compañía para tener una factura de 4.303 millones y un beneficio de 465 millones el año pasado-, y es probable que lo haga. le permitirá refinanciar su deuda (de 1.196 millones de euros a 2023).

Antes de iniciar la campaña, Puig mejoró los bancos, los inversores y el regulador bursátil que facilita esta operación, así como el equipo de la empresa que la hizo posible. “Gracias a todos, hemos alcanzado metas que ni nosotros mismos nos podíamos llegar a imaginar”, expresó. También grabó a generaciones anteriores de la familia Puig. “Si volaron más alto fue porque nuestros hemos estaban apoyados en la espalda de estos gigantes. Nuestra generación supo reconocer la prueba y hacer que nuestro abuelo decidiera. fuego pinya porque junts sereeu mes fuerte [manteneos unidos porque juntos seréis más fuertes]», ha dicho él.

Goldman Sachs y JP Morgan trabajan como coordinadores de operaciones globales. En una segunda escalada, trabajó en Santander, Bank of America, CaixaBank y BNP Paribas. BBVA y Sabadell se encuentran en una tercera escalada de la mano de Oddo. Linklaters, Cuatrecasas y David Polk & Wardwell son los despachos responsables de la parte legal de los inicios.

Sigue toda la información de Cinco Días fr. Facebook, XLinkedInfrecuentemente nuestro boletín Agenda de cinco días

Boletines

Regístrate para recibir noticias económicas exclusivas y notificaciones financieras más relevantes para ti.

¡Apúntate!