Un viejo, un nuevo o un pretado: la semana de la moda de París busca alternativas para definir el lujo | Estilo

En un audio enviado a través de Instagram este mes, Demna se apresuró a decir simo qué el lujo hoy. “Estoy escapando. Y creo que la creatividad escasea”, dice. Dos días antes, los invitados al desfile de esta casa reciben una caja de eBay en sus hoteles o domicilios. Cada persona fue observada con un objeto raro encontrado en la plataforma: jarrones, pañuelos, cajas antiguas, pisapapeles, burbujas de nieve… “Cosas que perdnecieron a alguien y que por eso resaltan el valor emocional que hay en ellas. En nuestro mundo digital sentimos la emoción, lo que hicieron nuestros humanos”, escribe la marca al final de la factura que certifica la compra de cada objeto.

Sin duda, para quienes suelen asistir a las semanas de la moda desde el trabajo, las revistas, los compradores o los clientes, Balenciaga representa esta emoción; Nadie sabe que va a aparecer en el desfile, y la invitación o los contenidos de días anteriores en las redes sociales funcionan como pistas para evitar lo que se verá. Pocos, por no decidir nadie, consiguen generar realmente esta mágica previa; No es tanto la expectación como la elucubración, sino algo mucho más profundo que, además, se traduce en la recopilación, referencias y símbolos que repetidamente fallan al escuchar en su conjunto.

En esta ocasión, el escenario, en Los Inválidos, se compone de dos pantallas, también de deporte y de tecnología, que reproducen un día y una noche cotidianos en la montaña, en la ciudad y, por supuesto, en lo más rutinario que existe, el Pantallas de los teléfonos. El día se convierte en noche y noche, con escenas hipnicas y luces acompañadas de música, siempre interpretada por Bfrnd, la pareja de Demna, que tiene la capacidad de vivir a los invitados en una especie de trance. El georgiano se apoderó de la final, lo deciden los importantes trajes de lentjuelas y las piezas que tiene de la mano, que están inspiradas en la obra de Cristóbal. Continúa con abrigos de pelo tratados para que parecieran envejecidos (una de sus obsesiones es la impronta de que el tiempo y el uso dejan en las prisas), continúa con piezas rígidas que saca de un molde, con chándales, con broches de cuero reciclado con la puesta etiqueta, con mochilas que se transforman en tops, con piezas que tienen desde el cúmulo de capuchas, medias, con un traje de noche que básicamente tienen temas amorosos. Este es el lujo de Balenciaga. Un placer para un chándal realizar tantos experimentos artesanales y a veces tantas horas de trabajo como un vestido para cada liendre confeccionado a mano. Un placer porque el vestido cuenta la historia de quién lo lleva, algo que lamentablemente es menos habitual en este negocio. Es más importante un beneficio por lo reciclado, usado o en desuso que por lo nuevo. Demna contaba en su audio que este desfile fue “su forma de acercarse a la moda durante esos años”. Y, sin embargo, las principales ganancias de esta tragamonedas son una silueta de hombres afilados y cuerpos de gran tamaño a lo que tanto ha recurrente. No, hecho falta. Tu identidad es siempre reconocible en tu juego de dimensiones, en nosotros. listo para usar en el estilo Duchamp que eleva exclusivamente el hogar, en la experimentación con los materiales, del cemento a la resina, de la silla al Vaqueros.

Curiosamente, más tarde, su hermano Guram, hoy al frente de Vetements, convirtió la influyente silueta de Demna en una especie de disfraz, en un cliché demasiado grande como para ser levantado e incluido para ser analizado en profundidad. Naciones Unidas mostrar un conjunto de celebridades y pensamientos (camisas con suéteres incluidos) para que el enemigo reciente, lo real o el mercado, sea el mismo, de los dos hermanos que llevan poco más de una década de desarrollo de la emoción en la moda con la impronta más irónica de lo que va del siglo.

Un momento del desfile de la temporada de invierno 2024/25 de Vetements.Gonzalo Fuentes (Reuters)

El lujo, para la marca más asociada al lujo en el imaginario popular, Hermès, es también una cuestión de objetos virales o de productos limitados, pero es una cuestión de acción. También pude contactar con la directora creativa de la casa, Nadége Vanhee, y con las notas adjuntas durante el fin de semana. Hablaba d’un femme a que nada la frena, ni siquiera la lluvia que caía del escenario. Una mujer que ve abrigos, cazadoras, vestidos, pantalones y botas prácticas, visualmente perfectos, pensados ​​como tocados y mirados de cerca: el cuerpo se ensambla con la punta, las tachuelas y los pies forman un rompecabezas perfecto. Contaba en una reciente entrevista en ‘S Moda’ la diseñadora que más feliz estaba haciéndolo comentando con otras mujeres el vestido que llevaba y con el que vivía en un periódico. “A mí ya no me perdnece, es suya, es su historia”, dijo. Y estoy seguro de que es con esta colección que tus palabras se hacen sentir. A veces es porque hay más revoluciones (y más dificultades) que hacen que la ropa sea vibrante y sabrosa, ese es el tipo de cosas que suceden con el tiempo y el uso. Puede que Hermès sea una casa clásica, pero su forma de diseñar la convierte en una de las más contemporáneas. De hecho, si Demna no trabaja en Balenciaga y Nadège no tiene un trabajo impecable desde hace una década, el georgiano será un candidato perfecto para Hermès.

Uno de los modelos que diseñamos para Hermès.
Uno de los modelos que diseñamos para Hermès.Foto: Launchmetrics.com/spotlig

Durante las retransmisiones del show de Ann Demeulemeester del sábado, provocó una lluvia torrencial para los fans de la marca invitados al show. Laenseña belga, ahora en manos de Stefano Gallici, es una de las pocas que cuentan con una tribuna específica para los seguidores del campo, que ven los uniformes con esa estética gótica y estudiada desarpada. Tras el lanzamiento de Ludovic de Saint Sernin como una colección única que no supone el caso de culto que mantiene a flote la marca, Gallici, al frente desde 2019 de la línea masculina, supo rescatar el aura de su fundador. Esta colección es la más comercial del pasado, con las piezas más básicas, pero Ann, entre el público, aplaude y toca con complacencia. El diseñador había captado la acción.

Durante el polémico debut de Seán McGirr y Alexander McQueen, que violaron opiniones, se trata también de la acción de modelos, rebeldes, violentas, que en ocasiones inspiraron emoción, la misma acción con la que el venerable Lee McQueen cambió la historia de la moda, rechazando la Figura clásica de la mujer bella y complaciente. La mayoría de las referencias de McGirr, más o menos literales, son esta actividad que prevalece. Más en una primera colección, que da un poco de la evolución de un director artístico en la casa de moda quizás más difícil de soportar el peso de su abogado. Quizás, como dice Demna, el juego en estos momentos es tan diferente en momentos en los que es ante todo homogéneo, algo que no se puede explicar pero que se reconoce cuando lo ves.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_